Seres que vienen de nuestras pesadillas, tratos con demonios y espíritus que buscan venganza. Pero el expresionismo alemán, más que terror, nos mostraba una forma de creación artística cuya influencia sobrevive hasta nuestros días. Te dejamos una lista de siete títulos imperdibles, los cuales harán que tus sueños tengan otro sentido y que comprendas muchas de tus películas favoritas de la actualidad.

EL GABINETE DEL DR. CALIGARI (1920)
Dir. Robert Wiene
Con Werner Krauss, Conrad Veidt, Friedrich Feher, Lil Dagover

Una de las obras más importantes del género, la cual mantiene su frescura hasta nuestros días con sus increíbles distorsiones y ángulos dotados de frenesí. Narra la historia de un hipnotizador (Krauss) que usa a un sonámbulo (Veidt) para cometer crímenes. De estilo obscuro y retorcido, es un agasajo visual.


DR. MABUSE (1922)
EL TESTAMENTO DEL DR. MABUSE (1933)
Dir. Fritz Lang
Con Rodolf Klein-Rogge, Aud Egede Nissen, Gertrude Welcker, Otto Wernicke

La serie del Dr. Mabuse es una de las que más polémica generan en Alemania. La primera que era muda, retrata de forma exagerada los dolores que vivió la sociedad germana en el periodo post guerra, las tristes y precarias condiciones de vida sostenidas en un líder falso como Mabuse. Ya en su secuela sonora, nos encontramos con la herencia de pensamiento tóxico de Mabuse hacia sus seguidores, equiparadas con la sociedad de este tiempo; fue incluso prohibida por el régimen nazi por considerarla “inmoral”.


EL GOLEM (1920)
Dir. Paul Wegener
Con Paul Wegener, Lydia Saimonova, Albert Steinruck, Ernst Deutsch

Un rabino judío crea una figura gigantesca con humilde arcilla, con ayuda de la hechicería logra traerlo a la vida invocando a Astaroth para proteger a la población judía de su aniquilación en Praga. Esta joya es la primera gran película sobre monstruos en el cine. Wegener dirigió antes dos versiones de este ser mitológico que por el nazismo se perdieron para siempre.


NOSFERATU (1922)
Dir. F.W. Murnau
Con Max Schreck, Alexander Granach, Gustav von Wangenheim, Greta Schoeder

Odiada a morir por la viuda de Bram Stoker, nos encontramos con una versión apócrifa de Drácula. En este caso, el filme de Murnau trata sobre el conde Orlok (Schreck) que vive recluido en su castillo hasta que llega el agente inmobiliario Hutter a Transilvania para cerrar la venta de una finca. Este filme es insignia del movimiento expresionista más allá de la impactante actuación de Schreck. Su belleza nata y fuerza que la hacen una de las mejores del género.


FAUSTO (1926)
Dir. F.W. Murnau
Con Emil Jannings, Gosta Ekman, Camilla Horn, William Dieterle, Yvette Guilbert

La adaptación de la obra de J. Wolfgang von Goethe nos narra la historia de un erudito que en búsqueda del conocimiento absoluto y la verdad acepta venderle su alma al diablo, pero no quiere pagar por las consecuencias de ello. La belleza que Murnau le imprime a su obra son esos juegos de luz y sombra en una de las escenas más mágicas de la historia del cine.


M, EL VAMPIRO DE DÜSSELDORF (1931)
Dir. Fritz Lang
Con Peter Lorre, Otto Wernicke, Gustaf Grundgens, Theo Lingen

Basada en hechos reales, Fritz Lang nos presenta su película más personal contando las pericias que vivió un asesino de niñas que tenía petrificada de terror a toda la ciudad. Su anormal silbido presagia que la muerte y el llanto están por aparecer. En medio de la desesperación de la policía por encontrarlo, los jefes del hampa y ladronzuelos locales deciden buscarlo ellos mismos. El modelo del género de suspenso o thriller psicológico nace de la impecable actuación de Lorre y el cerebro de Lang. Un agasajo visual, de diálogos y de moraleja.