★ ★ ★ ½
Por Arturo Garibay

Una chica ha sido brutalmente asesinada a sangre fría. Una amiga suya es testigo del crimen, pero ha desaparecido. La muerte es el fuego y las debilidades humanas son el combustible que hacen arder la trama de la nueva serie de Starzplay: Hightown, creada por Rebecca Cutter y con la producción ejecutiva de Jerry Bruckheimer, con una historia que atrapa y convence.

A diferencia de otras series de investigación criminal, Hightown presenta su premisa de una forma muy peculiar: los espectadores sabemos desde el inicio quién jaló el gatillo. Hightown no se ofrece como una serie empaquetada en la consigna de quién es el culpable, sino como un relato de seres humanos llenos de fisuras.

Monica Raymund interpreta a Jackie Quinones, una oficial de la policía de Pesca en Provincetown, Massachusetts. A Jackie le gustan la fiesta, el alcohol y las mujeres; lleva una vida desenfrenada hasta que una madrugada encuentra un cadáver en la playa. Jackie es un desastre en todos los frentes de su vida personal y tendrá que enfrentar sus demonios y superar sus flaquezas cuando decida que debe involucrarse en el caso a pesar de no ser una detective de homicidios.

Paralelamente encontramos al detective estatal Ray Abruzzo, interpretado por James Badge Dale, un hombre con sus propios problemas de carácter y cuya atracción por una mujer lo va exponiendo al peligro. Abruzzo, desde su trinchera, también asume una postura tortuosamente proactiva ante el crimen, pues la mujer asesinada era su informante en una investigación complicada.

Ni Quinones ni Abruzzo son paladines obvios. No son presentados como héroes. Ambos avanzan haciendo gala de sus cojeras, se rechazan mutuamente, toman decisiones cuestionables, pecan y son absorbidos por sus defectos de carácter. Los mueven sus propios deseos, no son buenos samaritanos. Y, aún así, buscan una resolución para un crimen. Es así que surge la duda: ¿estos personajes que viven del lado de la ley están efectivamente buscando justicia… o solo van en pos de exorcizar sus demonios particulares y de redimirse por sus faltas individuales?

Tanto Raymund como Badge Dale cumplen con el reto en un elenco bien consolidado y con un tono interpretativo bien compartido: Riley Voelkel, Shane Harper y Amaury Nolasco entregan papeles que van fortaleciéndose durante la serie, mientras que Atkins Estimond forja al personaje inolvidable de la primera temporada: Osito, un tipo malencarado, de temer, que se vuelve sustantivo en el entramado del guion.

Un comentario por separado merece, creo yo, lo que la serie busca lograr en el contexto LGBTQ+. El personaje de Jackie es una lesbiana que ejerce su vida y su identidad de manera abierta. La atmósfera gay en la que se desenvuelve día con día es parte de la normalidad. Se nota que la serie quiere trabajar lo LGBTQ+ no desde lo excepcional, sino desde lo cotidiano. Eso es bastante interesante. ¿Está del todo aterrizado este aspecto durante los episodios? Con cierta irregularidad, pero la intención se agradece.

En la televisión criminal estadounidense, donde la mayoría de las series del género están trazadas por la misma plantilla, Hightown intenta contar su relato de otra forma: más artesanal, más agresiva. Si tuviéramos que desmenuzar su genealogía, quizás podríamos decir que sigue la herencia de programas como True Detective. Es cierto que no comparten la misma musculatura, pero sí una genética similar. No se me ocurre otra forma de dar luz sobre el tipo de espectadores que esta serie está buscando para los ocho episodios que integran su primera temporada.

Hightown es violenta y sexual, sí, pero también le inyecta a sus personajes un enrarecimiento bastante medio, con una cautela disfrazada de osadía. Como decía al principio, la serie atrapa, pero también creo que se queda a un peldaño del atrevimiento total: pudo haber aspirado a ser más que solo entretenida y medidamente provocadora. Pudo ser tajante. Quizás no era su misión.

En fin, ¿te gustan los dramas de investigación y asesinato? Aquí hay uno que está bien zurcido, que te mantendrá dando play episodio tras episodio. La experiencia que da, está por encima del promedio del género, se acerca mucho a lo logrado por las series premium y, además, le exprime trabajos de aplauso a su elenco. Créeme que te ayudará bastante a evadirte durante el encierro.


Disfruta de Hightown a partir del 17 de mayo a través de Starzplay en Starz.com, así como en plataformas de suscripción: Prime Video, Izzi, Totalplay, AppleTV+ y más.