El filme de terror y exorcismos dirigido por Santiago Alvarado llega a la plataforma de streaming desde el 30 de octubre

Un cura caído en desgracia ha decidido recluirse en una vieja casa tras un traumático evento relacionado con un exorcismo. Una mañana, llama a su puerta un viejo conocido con un predicamento muy particular: cree que su hija ha sido poseída por un demonio. Así iniciará un nuevo calvario en la vida de Menéndez, el padre interpretado por Juli Fàbregas.

Menéndez: El día del Señor es la coproducción México-España que se estrena en Netflix en esta temporada de sustos y apariciones. La cinta sería la primera parte de una trilogía rubricada por el director Santiago Alvarado Ilarri.

En virtud del estreno de la película de terror (no ajena a ciertos arrebatos de humor) fue que TOPCINEMA tuvo una charla con Alvarado Ilarri, así como el productor Alejandro Sugich y el elenco de la cinta: Ximena Romo, Héctor Illanes y el mismísimo Menéndez, Juli Fàbregas.

Santiago, estaba revisando el archivo de TOPCINEMA y encontré que la última conversación que tuvimos sobre Menéndez: El día del Señor fue en el verano de 2019. Recién acababas de filmar la película. ¿Qué fue lo que vivió la película desde aquella conversación que tuvimos hace más de un año hasta ahora que finalmente se estrena en Netflix?

SANTIAGO ALVARADO ILARRI: Recuerdo que tras terminar el rodaje yo me quedé en México tres semanas más para aventajar tanto como fuera posible el proceso de edición. Después regresé a Barcelona y de ahí seguimos trabajando a distancia. Yo me contactaba para trabajar con Gilberto González, el editor, y me compartía pantalla. Fuimos trabajándolo así. Con el sonido fue algo similar, pero era más difícil, porque ahí sí que no puedes replicar la experiencia de estar en una sala acomodada a 7.1, muy Dolby Atmos, alucinando con los sonidos. No, eso sí que no es lo mismo desde el ordenador. Fue un proceso largo. Pero en diciembre de 2019 ya teníamos prácticamente la copia de la película acabada. Hicimos un pase de muestra en el mercado de Ventana Sur, en Argentina; de ahí volvimos a México a darle la pincelada final en persona.

ALEJANDRO SUGICH: Ya una vez que estuvimos en Ventana Sur empezamos a moverla, tuvimos ofertas desde ahí, se nos acercaron distribuidores rusos, coreanos, japoneses… La idea era estrenar en cines, además de que tuvimos el acercamiento con Netflix. Pero se vino la broma del COVID que nos vino a complicar las cosas. Pero también debido al COVID es que Netflix empezó a necesitar más contenido, nos volvimos a encontrar y a partir de eso es que ahora llegamos a la plataforma.

En este punto creo que vale la pena acotar que Menéndez: El día del Señor no es un proyecto que apareció por combustión espontánea. Ustedes hicieron desarrollo de proyecto, work in progress en festivales de cine. ¿Qué fue lo que demandó más cuidado o atención en el proceso de producción?

AS: Por mi parte quería ser capaz de ponerle al director todos los recursos que necesitaba para hacer la película. Además, creo que era importante seguir afinando el guion, al final los guiones se reescriben y se reescriben, queríamos estar satisfechos con el texto. Sabíamos que Santiago, como director, tenía todo clarísimo en la cabeza. Otra cosa importante fue consolidar el elenco.

SAI: A todo eso yo sumaría el trabajo que se hizo en la preproducción. Éramos conscientes de que se trataba de una película pequeña, de cuatro semanas de rodaje, había que hacerla perfecta. Hicimos muchos ensayos con los actores. Repasamos, y así ellos se iban haciendo con el personaje. Además hice un trabajo muy grande con Rocco Rodríguez, el director de fotografía, para tener todo clarísimo antes de rodar, cómo íbamos a mover la cámara, que estuviera todo bien iluminado; iniciamos el rodaje sabiendo que la cosa estaba muy encaminada.

Ximena, Juli, Héctor… algo que recuerdo de aquella conversación con Santiago es que estaba muy contento con su elenco. ¿Nos pueden contar un poco sobre la experiencia del trabajo con Santiago su dirección de actores durante el rodaje?

JULI FÀBREGAS: Yo a Santiago ya lo conocía de años atrás, de otro proyecto previo. Pero llegó el día en que Santiago me ofreció el papel de Menéndez. A partir de ahí, me leo el guion, me encanta el personaje y empezamos a hablar. Fue un proceso que fue largo. Dado el momento, Santiago me llama y me dice: “que hacemos la película, nos vamos a México”. Aquello empieza a arrancar, así que me pongo a trabajar de lleno el personaje, a estudiar el texto. Santiago y yo debatíamos, charlábamos sobre el personaje, proponía y él me escuchaba y así estuvimos trabajando hasta que llegamos a México. Luego conocí a Ximena [Romo], Dolores [Heredia] y Héctor [Illanes], fue una vibra buenísima con todos.

A mí me encanta cómo dirige Santi, te deja proponer, tiene las cosas muy claras, te ayuda mucho, no sé decir más. Para mí es un gusto trabajar con él y espero que hagamos más pelis juntos.

HÉCTOR ILLANES: Haber trabajado con Santi fue una gran fortuna. Juli tiene razón, Santiago tiene mucha claridad, sabe lo que busca. Con esa gran claridad tiene las palabras precisas para transmitirte lo que necesita ver. Es muy abierto, muy flexible, te sientes acompañado en todo el camino. Además, es un director con mucho amor, que ama lo que hace, ama a sus actores y respeta mucho el trabajo. Tiene una mística que fue fenomenal.

XIMENA ROMO: Estoy totalmente de acuerdo con lo que dicen mis compañeros. Solo podría aportar que pocas veces me ha tocado encontrar directores que entiendan el valor del ensayo, que entiendan que es importante para el actor poder llegar preparado. Que Santi nos metiera a esa casa días antes de empezar a grabar, que cada escena la estudiáramos, que nos preguntáramos qué iba pasando con cada personaje en cada momento, hacia donde van… yo valoro todo eso. Esta película en especial está muy cimentada en las actuaciones, y eso es algo que Santi entendía muy bien. Estoy muy contenta. Hay algo muy arriesgado, había cosas que me daban mucho miedo interpretativamente, pero siempre me sentía cobijada. La pasamos muy bien. Esa buena onda y ese humor que tiene, que se ven en la película, hizo de todo un gozo.

Desde su perspectiva, ¿qué experiencia recibe el espectador de Menéndez?

XR: Esta película constantemente está jugando con la mente del espectador, que alude a los pensamientos oscuros. No es una película de un terror obvio, creo que es una película mucho más psicológica. Me gustaría que el espectador pudiera ver a estos personajes atormentados y que duden a quién tienen que irle. Hay un cuestionamiento ahí sobre qué es verdad y qué es mentira. Menéndez es una suerte de antihéroe. Las cosas van escalando en la película. A mí me impactó cuando la vi. Espero que el público termine asombrado y shockeado, y que hasta se rían un montón.

Esta película hace una promesa: que habrá una segunda parte. Sé que el plan es que sea una trilogía.

SAI: Primero veremos cómo funciona la primera con Netflix. Pero lo que sí es un hecho es que ya tenemos escrito un guion de la segunda. De hecho, ya estaba escrito incluso antes de filmar la primera parte. Iremos pasito a pasito.


Menéndez: El día del Señor está disponible en Netflix desde el 30 de octubre.